Recomendaciones para este otoño en El Templo de las Mil Puertas

Ya es otoño en El Templo de las Mil Puertas

Ya se respira el aroma a castañas… y a reseñas del último número recién salidas de El Templo. ¡Felices lecturas!

Bis David Fernández Sifres, Jorge Gómez Soto Buenas noches, Punpun Inio Asano Calla, Cándida, calla (Cándida II) Maite Carranza Carta a la reina de Inglaterra Vicenç Pages Jorda Color verde ladrón (La pandilla de la Lupa I) Patricia García-Rojo Desayuno en Júpiter Andrea Tomé Descubre al #escritor que llevas dentro Christopher Edge El abismo Neal Shusterman El actor Lucas Bilbo Àngel Burgas El espejo Mercedes Olivet El Juego de la Corona (El Juego de la Corona I) Evelyn Skye El mago de Cracovia Esteban Martín El secreto de Emmaline Megan Shepherd La química Stephenie Meyer Las lentes fragmentadas (Alcatraz IV) Brandon Sanderson Mañana azul (Amanecer rojo III) Pierce Brown Marianela Benito Pérez Galdós Más allá del mar de las Tinieblas Antonio Álamo Paper Girls Brian K. Vaughan, Cliff Chiang, Matt Wilson Placebo Junkies J. C. Carleson Por trece razones Jay Asher Recuerda aquella vez Adam Silvera Reyes del Cielo  Francisco Miguel Espinosa Si no te veo antes Eric Lindstorm Una corte de rosas y espinas (primera parte de la saga) Sarah J. Maas

Anuncios
Publicado en Curiosidades, Recomendaciones | Deja un comentario

¿A qué generación perteneces?

Fuente: Academiaplay

 

Se conoce por “generación” a un conjunto de personas que ha nacido y vivido en un mismo momento histórico. Esto implica haber recibido las mismas influencias culturales en forma de música, películas, libros…

Analizamos las últimas cuatro generaciones, desde el año 46 hasta la actualidad. Y damos un repaso por sus gustos e inquietudes particulares.

Publicado en Curiosidades | Deja un comentario

Así se apropiaron los estadounidenses del gentilicio americano

Fuente: El País

Venta de souvenires en la Guntoberfest de Oaks, Pennsylvania, celebrada el 6 de octubre

Cuando Donald Trump declara que pretende “make America great again”(“volver a hacer grande a América”), no se refiere a que quiere hacer grande al continente, ni a Colombia, ni a Chile, ni a Bolivia. Quiere hacer grande a los Estados Unidos. Podemos decir que los estadounidenses han votado a Trump, pero no que lo han votado “los americanos”, ya que solo lo han hecho los habitantes de uno de los países del continente americano. Tampoco lo han votado los norteamericanos, sino una parte de ellos: no depositaron su voto en las urnas los habitantes de Canadá o de México, países también de Norteamérica.

La práctica de hacer lo americano equivalente en exclusiva a lo procedente de Estados Unidos está recogida en el diccionario de la Real Academia Española porque es el uso extendido entre muchos de los que hablan español. De forma abreviada, los propios estadounidenses también se dieron a sí mismos el nombre de “americanos” y llamar “americanos” a los que son solo una parte de los americanos ocurre en otras lenguas europeas: en francés se usa mucho más“americain” que la rara forma états-unien. No obstante, quienes se ocupan de las normas del español y de su empleo en los medios han advertido de que el gentilicio para hablar de quienes viven en los Estados Unidos debería ser estadounidense. Así, por ejemplo, lo recomienda la Fundéu y la Real Academia Española en su Diccionario de dudas.

Desde el siglo XVIII, sobre todo después de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, nos podemos encontrar con esta identificación un tanto acaparadora de usar el gentilicio “americano” para aludir solo a una parte de los habitantes de ese continente: los residentes en Estados Unidos. No se da, en cambio, con otros continentes: hablamos de asiáticos o africanos sabiendo que son términos generales que no especifican país alguno de procedencia. Cosas de la lengua, que esconde varios secretos de historia dentro del gentilicio “americano”, como bien estudió hace años el académico y especialista en léxico histórico del español Pedro Álvarez de Miranda.

Si el 12 de octubre es festivo en España es porque un 12 de octubre de 1492 un almirante llamado Cristóbal Colón desembarcó en un lugar que creyó ser Asia y al que llegó en una temeraria apuesta por ir más allá del fin de la tierra conocida por los europeos. Como en la época pensaban que lo único que estaba al otro lado de Europa era Asia y lo que buscaban era llegar a comerciar con las Indias a partir de una vía alternativa a la que bordeaba la costa africana, llamaron Indias a esa tierra que tocaron e indios a sus habitantes.

La percepción de que ese territorio era una novedad en los mapas y que se interponía en el camino hacia Asia corresponde a varios geógrafos del XVI. Uno de ellos, el alemán Martin Waldseemüller, latinizó el nombre de Amerigo Vespucci, expedicionario florentino residente en Sevilla, y lo convirtió en “Américo”. Como todos los continentes tienen género femenino, Américo se hizo América. Pero en España durante los siglos XVI y XVII no se utilizó demasiado esta palabra. Los españoles usaban primero otras formas como “Nuevo Mundo” (porque era nuevo… para los europeos) o también “Indias” o “Indias occidentales” (lo que implicaba perpetuar el viejo nombre erróneo de la época en que se creía que ese territorio era asiático).

Poco se usaba entonces en España el nuevo nombre del continente, y menos aún su gentilicio derivado. De hecho, es curioso que ya en francés e inglés se utilizaba (américain, american) cuando en España se prefería hablar de “los indios”. Normalmente en el siglo XVII cuando se habla de algo americano en textos españoles es para referirse a plantas, animales o costas (pino americano, continente americano, león americano) y no tanto a los habitantes del continente, a los que se sigue llamando indios o indianos.

Las formas “América” y “americano” se extienden primero en América y en España poco a poco y a partir del XVIII. Ese hecho de que la palabra “americano” tuviera en principio uso más general en América que en España se ha explicado por una posible una conciencia de identidad naciente. Los sentimientos a favor de una independencia de América respecto a la metrópoli se están fraguando ya en la clase de los criollos, que preferían autodenominarse americanos antes que indios.

Hubo poca inocencia, pues, en el gentilicio. Y menos aún en otros términos que se han usado para referirse específicamente a las zonas no inglesas de América, como la forma “Latinoamérica”, que empezó circular a mediados del siglo XIX para tratar de incluir en un término no solo a la América española, sino también a la América de habla portuguesa y a la de órbita francesa, todas ellas hablantes de lenguas procedentes del latín. En una época en que Francia aspiraba a influir en México, la palabra “Latinoamérica” resultaba muy favorecida en el ámbito galo.

La palabra “Iberoamérica” tiene su gracia, porque proyecta sobre América la imagen de la piel de toro, la Península Ibérica, como lugar del que proceden las dos lenguas venidas del latín más habladas en América: el portugués y el español. Es una denominación más amplia que la de “Hispanoamérica”, que solo delimita a la zona en que se habla español.

Las preferencias de uso particulares son variables por áreas americanas y encuestas periódicas han dado resultados muy variables sobre si en América se prefiere Hispanoamérica, Iberoamérica o Latinoamérica. Esta última expresión, por cierto, ha dado lugar al adjetivo “latino” para aludir a los migrados que llegan de otras zonas de América hasta los Estados Unidos, así como a su descendencia. Y no, tampoco los latinos de Estados Unidos son incluidos por Trump cuando declara que quiere hacer a América great again. Es fácil que los nombres sean inclusivos y abarcadores, pero más complejo que es que sean inclusivas las sociedades que los usan.

Publicado en Curiosidades | Deja un comentario

¡Felices Fiestas a todos!

Resultado de imagen de fiestas pilar 2017

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Poesía para llevar 4: “Fotografía” de Marcos Callau.

Resultado de imagen de poesia para llevar

Maravillosa elección del IES Cabañas: Fotografía de Marcos Callau.

Puedes recogerla este martes (el miércoles es fiesta)  por la Biblioteca  y dejar algún comentario.

 

FOTOGRAFÍA

                     A una fotografía de Nilufer Demir

 

Cotidianamente, el eterno movimiento del mar
expulsa a tierra firme
cuerpos sin vida,
despojos de sal.

Si todavía pudiera hallar su pupila
bajo el duro parpado
vería reflejada la habitual crueldad,
tatuada la lágrima,
la horrible algazara del ser humano.

Opacos, sus ojos de alambrada,
ya libres, no verán jamás fronteras.
Pero, ¿qué libertad es a muerte?

Tan solo veo una cría de humano
varada en el líquido amniótico
de una injusticia propia,
la perpetua huella de sangre inocente
en la desconocida playa, 
la memoria en un caparazón vacío
de nuestra historia.
Veo solo a un niño,
arrasado por la especie dominante,
la mueca vergonzante,
el parpadeo en el obturador fotográfico,
el titular,
en los periódicos de la mañana.

Papeles mojados.

Habitualmente, el eterno movimiento del mar
expulsa a tierra firme
los sueños sin vida.

El padre de Aylan Kurdi quiere enterrar los cuerpos de sus familiares en Kobani (Siria)

La fotografía a la que alude es  la  del niño Aylan. Una imagen puede valer más que mil palabras, pero también las palabras pueden ayudarnos a expresar todo lo que nos hace sentir una imagen y este poema desde luego lo logra.

Adjunto una viñeta de Eduardo Salles:
y esta noticia de eldiario.es por si queréis ampliar la información sobre el poema:
Marcos Callau  apareció ya en PPLL en noviembre de 2014 con otro magnífico poema titulado  Los pájaros del cierzo. Aprovecho que vuelve a estar con nosotros para enlazarlo y animaos a leerlo:
Es socio fundador del Ateneo jaqués  y tiene un blog muy interesante que también os animamos a visitar:
Publicado en Nuestras actividades, Poesía para llevar | Deja un comentario

Se cumplen 168 años sin el maestro Edgar Allan Poe

Resultado de imagen de edgar allan poe

Un día como ayer, 7 de octubre, pero de 1849, el escritor, poeta, crítico y periodista romántico, Edgar Allan Poe, nacido en Estados Unidos, partió de este mundo, dejando un infinito legado literario, reconocido por sus cuentos de terror, que renovaron la novela gótica.

Su vida

Casi como protagonizando sus propias historias, Edgar Poe vivió la muerte de sus padres a temprana edad, siendo adoptado por un adinerado matrimonio: Frances y John Allan. Luego de un tiempo en la universidad y en el ejército, el joven rompió relaciones con sus progenitores voluntarios, quienes lo desheredaron. Fue ahí cuando escribió su primer libro de poemas en 1827, a los 18 años, “Tamerlane and Other Poems”.

A los 26 años, se casó con su prima Virginia Clemm, de 13 años, quien murió de tuberculosis dos años después de que el escritor publicara “El Cuervo”, una de sus más celebradas creaciones, la que logró masificar en 1945, luego de hacerse conocido gracias a sus breves relatos y críticas literarias aparecidas en periódicos de la época.

Fue el 7 de octubre de 1849, en la ciudad de Baltimore, cuando Poe falleció con sólo cuarenta años. La causa exacta de su muerte nunca fue aclarada. Se la ha atribuido al alcohol, a congestión cerebral, cólera, drogas, fallo cardíaco, rabia, suicidio y tuberculosis.

Las 5 mejores películas basadas en relatos de Edgar Allan Poe

Nacido en Boston, Estados Unidos, en 1809 fue poeta, narrador, crítico y uno de los mejores cuentistas de todos los tiempos. Murió el 7 de octubre de 1849 en Baltimore, en extrañas circunstancias.

Edgar Allan Poe no fue un escritor corriente. Su nombre está inscrito en la literatura estadounidense con letras de oro, pues fue él quien puso el nombre de su país en el mapa artístico del siglo XIX. Durante su corta vida escribió un gran número de relatos, que pueden encontrarse recopilados hoy en día en dos tomos. Tan solo escribió una novela, titulada Las aventuras de Arthur Gordon Pym. Al estar formada su obra casi por completo por relatos breves, ha sido difícil adaptarla al cine, y muchas de las cintas recogen varios relatos, o los guiones han sido alargados con nuevas tramas.

Entre sus relatos más conocidos y valorados del escritor norteamericano encontramos El cuervo, La caída de la casa Usher, El corazón delator o la máscara de la muerte roja. Todas ellas han sido adaptadas de uno u otro modo a la gran pantalla, aunque no necesariamente han hecho honor a los relatos en que se basaban.

Pero pasemos ya a repasar las 5 películas que he seleccionado para esta lista:

Insania (2005)

Comenzaré por la que quizás sea la obra más difícil de las cinco. Dirigida por  Jan Svankmajer, este film checo está basado en dos obras de Poe: El sistema del Dr. Tarr y el profesor Fether El entierro prematuroy en fragmentos de la obra del Marqués de Sade. La cinta explora un género que el director denomina terror filosófico. Con una estética bastante sombría, creó una adaptación que es ya considerada a día de hoy una obra maestra contemporánea.

La cinta es un arsenal de fotogramas antiestéticos y desapacibles, combinados con el marqués de Sade. Una historia de tintes surrealistas, que convierte un manicomio en centro de terapia para un joven, que aprenderá a través de horrores imaginados, que de los horrores reales no hay escapatoria posible. A pesar de las buenas críticas recibidas, no es una película para todos los públicos. Si no te gusta la experimentación, aléjate de ella.

La tumba de Ligeia (1964)

La segunda de las cintas es un film británico dirigido por Roger Corman. La pasión de este director por el maestro del terror le llevó a dirigir un gran número de adaptaciones como, La caída de la casa Usher, La máscara de la muerte roja o El péndulo de la muerte.

Este film está basado en el relato titulado Ligeia. En esta historia, Verden Fell (Vincent Price) entierra a su esposa, Ligeia (Elizabeth Shepherd), en el cementerio del pueblo sin el consentimiento del sacerdote, ya que no se ha levantado acta de defunción. Poco tiempo después Verden conoce a una joven llamada Rowena. Él siente una fuerte atracción por ella, y tras un breve cortejo la joven accede a casarse con él. La boda no llega a celebrarse porque Ligeia sigue siendo legalmente la esposa de Verden. Rowena se parece muchísimo a la esposa fallecida. La historia de amor se verá salpicada por extraños sucesos que giran entorno a Ligeia.

Es una película de bajo de presupuesto, y esto termina notándose en las escenas finales, donde se echan en falta unos mejores efectos especiales. De todos modos es muy recomendable, donde destaca sobre todo la interpretación de Vincent Price.

Los ojos del Diablo (1990)

Nos encontramos ante una película compuesta por dos historias, que adaptan sendos relatos de Poe. Podríamos calificarlo como un antecedente de Grindhouse, aquella doble sesión rodada por Quentin Tarantino y Robert Rodriguez en 2007. En este Los ojos del diablo, encontraremos reunidos a otros dos genios del género fantástico, George Romero y Dario Argento, que unen fuerzas para ofrecernos esta película.

En la primera historia Los hechos del caso del Sr. Valdemar, dirigida por George Romero, un viejo millonario sobrevive a la muerte a través del hipnotismo. Su esposa, una mujer más joven, planea con su amante mantener al marido con vida hasta que escriba su testamento. En la segunda El gato negro, realizada por Dario Argento, un reportero gráfico mantiene una relación con una mujer amante de los gatos, que en una vida anterior fue una sádica bruja.

Narraciones extraordinarias (2015)

Esta es una adaptación del universo de Poe en la que se incluyen 5 de sus relatos más reputados. Está dirigida por el cineasta y animador español Raúl García. En ella encontramos grandes colaboraciones como la de  Christopher Lee, participación que a la postre se convertiría en su trabajo póstumo, Guillermo del Toro, Julian Sands, Roger Corman, la escritora Cornelia Funke o el difunto Bela Lugosi, de quién se rescata una lectura de El corazón delator. Además de las interpretaciones de estos grandes referentes del género fantástico y de terror, encontraremos una animación estupenda, simple, pero efectiva, personalizada para cada relato. 

El enigma del cuervo (2012)

Aunque este film no está basado en ningún relato de Poe, he decidido incluirlo en la lista por dos motivos. El primero es obvio,  se basa en la figura de Edgar Allan Poe. Además la película termina con la narración de la controvertida muerte del escritor. La segunda razón es la calidad a todos los niveles del film. John Cusakse mete en la piel del escritor, culminando una brillante interpretación. La ambientación está muy bien conseguida, y nos trasporta a los Estados Unidos del siglo XIX. La película se convierte en un thriller eficaz, en el que vemos al afamado escritor transformado en un detective, obligado a aliarse a un policía tan brillante como engreído (Luke Evans) para poder hallar al asesino en serie que raptó a su prometida.

Poe fue encontrado delirando el 3 de octubre de 1849 en Baltimore, fue ingresado en un hospital, donde murió el 7 de octubre. Nunca estuvo en condiciones de explicar cómo había llegado a ese estado, y la causa de su muerte quedó sin resolver.

Publicado en Curiosidades | Deja un comentario

Las inolvidables aventuras de Enid Blyton cumplen 75 años

Resultado de imagen de Los millennials no son la primera generación que leyó en su infancia los libros de Los Cinco, ¡algunos los heredaron incluso de nuestros padres! Ponían a nuestro alcance una Inglaterra de mediados del siglo XX que estaba a años luz de lo que vivíamos... y que nos encantaba. Ahora que se cumplen 75 años desde que se publicó el primer libro aprovechamos para recordar las aventuras de Julián, Dick, Jorge, Ana y Tim. Todo esto era lo que nos flipaba de ellos (a nosotros y a nuestros padres): ¿Adultos? ¿Eso qué es lo que es? GIPHY No había nadie que les dijera lo que tenían que hacer... Los adultos pasaban tres puñados de los niños de los libros de Blyton y les dejaban hacer cosas que a ti, ni de broma. El camping Podían irse a donde San José perdió la zapatilla a hacer camping durante unos días y a sus padres les parecía rebién. Los veranos eternos Dos meses nunca serían suficiente para enfrentarse a ladrones, secuestradores, asesinos y gente de mala vida... así que sus veranos pasaban muuuuy lentos, parecían tener vacaciones a todas horas. Los pasadizos secretos GIPHY Aquí los buscábamos sin parar pero, al parecer, estaban todos en Inglaterra. Eso sí: unos túneles así de lujo total, con anchura, longitud y perfectamente excavados. La comida No sabemos como se las ingeniaba la autora, Enid Blyton, para hacer que todo sonara deliciosamente apetecible. Incluso cosas que no tenías ni idea de lo que eran... ¿cerveza de jengibre? ¿Eso qué era? Los pensionados GIPHY En España no se estilaba mandar a los niños a internados, pero en Inglaterra tenía pinta de ser algo más común. En lugar de verlo como un castigo lo cierto es que los lectores de Enid Blyton nos moríamos por que nos llevasen a cualquiera de sus pensionados (una palabra deliciosamente pasada de moda). No crecer GIPHY Los niños eran niños. No había preadolescentes tontunos, ni amoríos, ni nada que no fuera infancia a raudales. Ni móviles, claro.

Por qué te encantaban los libros de ‘Los Cinco’… y a tus padres también

Fuente: Huffingtonpost

Los millennials no son la primera generación que leyó en su infancia los libros de Los Cinco, ¡algunos los heredaron incluso de nuestros padres! Ponían a nuestro alcance una Inglaterra de mediados del siglo XX que estaba a años luz de lo que vivíamos… y que nos encantaba. Ahora que se cumplen 75 años desde que se publicó el primer libro aprovechamos para recordar las aventuras de Julián, Dick, Jorge, Ana y Tim.

Todo esto era lo que nos flipaba de ellos (a nosotros y a nuestros padres):

¿Adultos? ¿Eso qué es lo que es?

GIPHY

No había nadie que les dijera lo que tenían que hacer… Los adultos pasaban tres puñados de los niños de los libros de Blyton y les dejaban hacer cosas que a ti, ni de broma.

El camping

Podían irse a donde San José perdió la zapatilla a hacer camping durante unos días y a sus padres les parecía rebién.

Los veranos eternos

Dos meses nunca serían suficiente para enfrentarse a ladrones, secuestradores, asesinos y gente de mala vida… así que sus veranos pasaban muuuuy lentos, parecían tener vacaciones a todas horas.

Los pasadizos secretos

GIPHY

Aquí los buscábamos sin parar pero, al parecer, estaban todos en Inglaterra. Eso sí: unos túneles así de lujo total, con anchura, longitud y perfectamente excavados.

La comida

No sabemos como se las ingeniaba la autora, Enid Blyton, para hacer que todo sonara deliciosamente apetecible. Incluso cosas que no tenías ni idea de lo que eran… ¿cerveza de jengibre? ¿Eso qué era?

Los pensionados

GIPHY

En España no se estilaba mandar a los niños a internados, pero en Inglaterra tenía pinta de ser algo más común. En lugar de verlo como un castigo lo cierto es que los lectores de Enid Blyton nos moríamos por que nos llevasen a cualquiera de sus pensionados (una palabra deliciosamente pasada de moda).

No crecer

GIPHY

Los niños eran niños. No había preadolescentes tontunos, ni amoríos, ni nada que no fuera infancia a raudales. Ni móviles, claro.

También hay una película inspirada en sus aventuras:

Publicado en Curiosidades | 1 Comentario