Poesía para llevar 15: “Interculturalidad” de Pablo Lorente y Poesía para llevar 16: “El desayun0” de Luis Alberto de Cuenca

thumbnail_logoppl

Puedes recogerla a partir del miércoles por la Biblioteca o descargártela aquí para leer un poco más del autor y los comentarios que han realizado algunos alumnos.

Te animamos también a que realices algún comentario sobre la poesía en los comentarios de este blog.

INTERCULTURALIDAD

Pablo Lorente (Zaragoza 1979-)

Luz satinada por el aceite del restaurante

de oriente en occidente

o del supermercado abierto

todos los días a todas horas.

Vendedores de sueños incomprendidos,

donde silenciosos y sonrientes,

te sirven a precio de risa mil platos con las

consonantes cambiadas.

Nos fijamos en sus caras pero no los vemos,

no nos fijamos, no los distinguimos:

caras enmarcadas en sus tiendas

de gatos saludantes,

florecientes negocios hijos del trabajo

estajanovista sin límites, de días eternos

y vacaciones fantasma sin playa, sin cines,

sin bares y sin marcha.

Marcha palillera de kilómetros a distancia,

de días exactamente iguales unos a otros,

de otros días más para cumplir,

el sueño que ni siquiera conocemos

porque no nos fijamos

y no los distinguimos.

Informativos Tele Nada (2013)

Aquí podéis ver al autor recitando el poema:

Y la siguiente propuesta viene del IES Cinco Villas de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), la elección no podía haber sido más acertada para una ración doble. Pocos poemas hay en español que sea tan jugosos y tan alimenticios como el poema  El desayuno de Luis Alberto de Cuenca que se basa o recrea libremente el poema 15 de Pablo Neruda.

EL DESAYUNO

Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950 – )

Me gustas cuando dices tonterías,

cuando metes la pata, cuando mientes,

cuando te vas de compras con tu madre

y llego tarde al cine por tu culpa.

Me gustas más cuando es mi cumpleaños

y me cubres de besos y de tartas,

o cuando eres feliz y se te nota,

o cuando eres genial con una frase

que lo resume todo, o cuando ríes

(tu risa es una ducha en el infierno),

o cuando me perdonas un olvido.

Pero aún me gustas más, tanto que casi

no puedo resistir lo que me gustas,

cuando, llena de vida, te despiertas

y lo primero que haces es decirme:

«Tengo un hambre feroz esta mañana.

Voy a empezar contigo el desayuno».

.

El hacha y la rosa (1993)

Aquí podéis oír al propio autor recitando el poema:
Anuncios

Acerca de Miralibro

Este es el blog de la Biblioteca del IES Miralbueno.
Esta entrada fue publicada en Poesía para llevar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s